Camas para perros ¿Cuál elegir?

Una de las primeras cosas que le compré a Pixel fue su cama, pero como ha crecido tanto, le ha quedado pequeña y he tenido que comprar otra. Muchos os estaréis preguntando porqué es necesario que un perro tenga una cama, después de todo, es un animal.

Pero por muy animal que sea, los perros necesitan un lugar propio donde estar tranquilos y poder descansar, y si no quieres que te invada el sofá o tu propia cama, necesitará una propia. Incluso si compartes con él tus muebles, habrá ocasiones en las que no quieras que esté por ahí subido.
cama de perro

Parece que elegir cama es tan fácil como ir a una tienda de animales y escoger la primera que veas. Pero hay, literalmente, miles de modelos para elegir, y los perros, al igual que sus dueños, tienen necesidades diferentes a la hora de coger el sueño. ¿Cómo elegir la cama correcta para tu perro? Depende del perro, por supuesto, pero podemos hacernos una idea de lo que le puede ir bien evaluando su tamaño, edad y hábitos.

Camas para perros

Camas para perros grandes

Si su perro es grande, es posible que las camas de forma rectangular sean las mejores. Los perros que les gusta dormir con las piernas estiradas también necesitarán una cama de forma rectangular.

cama perros grandes

Cama clásica

Fabricado en tela resistente, y relleno mullido. Con cojín extraíble y lavable en la lavadora. El tamaño es de 110 cm x 90 cm x 25cm.

colchoneta perros grandes

Colchonetas

Una colchoneta muy mullida con funda extraíble y lavable en máquina que además repele los pelos. Sus medidas son 120×80 cm

cama plastico grande

Cama de plástico

Una estructura de plástico resistente, con bordes altos, la base perforada para lograr una correcta ventilación y pies antideslizantes. Su tamaño es: 100 x 65 cm

Camas para perros pequeños

Generalmente, los perros de tamaño pequeño prefieren las camas redondas que tienen algún tipo de borde porque les proporciona una sensación de seguridad y les mantienen calientes.

cama pequeña

Cama clásica

Fabricada en tela de forro polar suave, con relleno de fibra de poliéster y cojín extraíble y lavable. Dimensiones: 50 x 40 cm y 60 x 55 cm.

cama de plástico

Cama de plástico

Una estructura de plástico resistente, con bordes altos, la base perforada para lograr una correcta ventilación y pies antideslizantes. Su tamaño es: 61.5 x 45 x 21.5 cm.

casa iglu

Cama iglú

Cama iglú en forma de tiburón en color azul, gris o rosa, fabricada en felpa y relleno de esponja. Tamaños M: 34 x 42 cm y L: 38 x 52 cm.

Camas para perros medianos

cama perros medianos

Cama clásica

Fabricada en tela muy resistente, impermeable, repelente de pelos y muy fácil de limpiar. El relleno es de felpa y el cojín se puede extraer y tiene dos caras, una de tela (para el verano) y otra de felpa (más caliente para el invierno). Sus medidas son: 60 x 48 x 15 cm.

colchoneta

Colchonetas

Fabricado en poliéster con relleno de fibra de poliéster. Es una colchoneta muy resistente, para perros mordedores o traviesos. Se puede limpiar fácilmente con un trapo. Medidas: 64 x 96 cm.

cama plastico mediana

Cama de plástico

Una estructura de plástico resistente, con bordes altos, la base perforada para lograr una correcta ventilación y pies antideslizantes. Viene con el relleno acolchado incluido. Su tamaño es: 85 x 62 x 28.5 cm.

Tipos de camas

Colchonetas para perros

Proporcionan un pequeño grado de protección para no estar tocando el suelo, o para evitar que el perro esté sobre la cama o el sofá. Puede tener un relleno acolchado o duro, dependiendo del grosor del cojín. Una estera o colchoneta es muy útil para utilizarla mientras se lava la cama, pero no es una solución permanente para la mayoría de los perros. Se puede encontrar en varios tamaños, y es ideal para perros muy grandes.

Camas elevadas para perros

Estas son fáciles de mantener y limpiar, pero no ofrecen mucho confort, pues apenas tienen relleno. No hace falta decir que este tipo de camas no están indicados para perros con problemas en las articulaciones, o para razas de perros que están predispuestas a desarrollar problemas de espalda, como la raza Dachshund.

Generalmente tienen una estructura de metal, madera o PVC y llevan una almohadilla que cuelga. Es perfecto para lugares fríos, ya que evita el contacto con el suelo duro y frío. Estos modelos suelen ser duraderos y requieren poco mantenimiento.

Camas clásicas

La clásica cama de perro es una estructura rígida que puede ser redonda o rectangular y con diferentes materiales (madera, plástico, tela con relleno, etc.) en el que se asienta un cojín. Generalmente el poliester es el relleno más común, pero también se puede encontrar un relleno de espuma o de algodón. El cojín es un poco más bajo que la estructura, de manera que pueda tener un borde para apoyar la cabeza. El cojín puede ser mullido o casi plano, dependiendo del modelo.

Camas iglú

Es una cama nido tapada en la que los perros pueden meterse dentro a dormir. Generalmente no tiene un relleno muy mullido y para los perros senior puede resultar difícil entrar. Suelen ser camas pequeñas no aptas para perros grandes. Hay que tener en cuenta que a muchos perros no les gusta estar completamente tapados al dormir y puede que no estén a gusto. Son una opción popular para las razas pequeñas y medianas.

Camas ortopédicas para perros

Las camas ortopédicas son las más adecuadas para las necesidades de los perros enfermos. Los perritos que son mayores o que tienen problemas ortopédicos, podrán relajarse en una cama especialmente hecha para ellos. Esta cama está rellena de espuma densa para no presionar las frágiles articulaciones de un perro.

Además, estas camas se recomiendan para perros finos, como los Galgos o los Whippet, debido a las mismas consideraciones. Por supuesto, estas camas tienen diferentes características que pueden mejorar sus características básicas y ser más adecuadas para las necesidades de cada perro.

Cama calefactora eléctrica

Tiene un cojín con una resistencia eléctrica que al enchufarlo lo calienta. Es perfecta para los perros que necesitan mantener el calor del cuerpo, perros pequeños, con la piel muy fina (por ejemplo, galgos), perros mayores, enfermos crónicos o artríticos. Asegúrate de que es seguro para tu mascota, y sigue siempre las instrucciones de uso.

 

Las mejores camas para distintas necesidades

Dependiendo de las necesidades individuales de tu perro, necesitarás una cama que cumpla con ciertos criterios en lugar de una cama de una categoría específica.

¿Perro con mucho olor?

Si tienes un perro especialmente hediondo o simplemente odias el olor de perro que tienes en casa, una cama con estructura de madera de cedro puede ser justo lo que necesitas. Esta madera es especialmente fragante, y puede reducir significativamente el olor a perro de su cama y su olor corporal.

A los cachorros les encanta el olor a cedro, por lo que rondarán a menudo olisqueando su cama. La estructura de madera no es tan cómoda como la de poliester, y no ofrecen tanto relleno, pero hay que valorar los pros y los contras.

¿Comprometidos con el medio ambiente?

El auge de la conciencia ecológica lleva a muchos dueños a comprar únicamente productos ecológicos. Por suerte, hay muchos modelos de camas fabricados con materiales reciclables, como botellas de plástico recicladas, palets de madera o maletas antiguas. Estas opciones suelen ser más caras que las estándar, sin embargo, suelen ser más duraderas y contribuyen a un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente.

Si únicamente compras materiales orgánicos, estás de suerte. Hay un buen número de camas para perro fabricado con materiales orgánicos, totalmente naturales. Algunos están elaborados con algodón 100% orgánico o tienen un relleno natural. Otras opciones son camas de perro hechas de cáñamo cultivado sin productos químicos. Incluso los tintes utilizados para darle color están libres de químicos.

¿Perro con ansiedad?

Para algunos perros ansiosos, las camas madrigueras como las tipo iglú (véase arriba) son una excelente opción; sin embargo, otros perros que sufren de ansiedad pueden tener miedo a la oscuridad o a la sensación de estar cubiertos u ocultos.

Otra buena opción para perros ansiosos es una cama clásica, con bordes altos pero sin la parte superior. Esta opción es generalmente más cara que un acolchado simple, pues suele fabricarse con rellenos más durables y materiales de mejor calidad. Asegúrate de que tienes suficiente espacio en casa, pues suelen ser más voluminosas.

¿Perro senior, con artritis o dolor en las articulaciones?

Los perros mayores o con problemas de artritis, necesitan camas que les den apoyo y confort. Esto significa que el relleno debe ser más grueso y más abundante, para que no se hundan al sentarse. La opción más popular es la cama de espuma de memoria ortopédica, que se adapta a la forma del perro, pero le proporciona la presión adecuada para sus dolores articulares.

Si tu perro es anciano y tiene problemas de retención, opta por una cama ortopédica impermeable o una cubierta impermeable. La espuma de memoria retiene el olor, así que tenlo en cuenta al buscar una cama ortopédica para tu perro.

¿Tu perro tiene alergia?

Encontrar camas adecuadas para perros con alergias puede ser complicado. Todo dependerá de a qué es alérgico. Lo ideal es una funda hipoalergénica impermeable (sin impermeabilización química) que sirva como barrera contra la suciedad, el polvo, los ácaros y las pulgas.

¿No tienes mucho espacio en tu hogar?

Si no dispones de mucho espacio en tu casa, lo más probable es que tengas un perro de raza pequeña o mediana, y necesites una cama compacta. Las camas esquineras son una gran opción para ahorrar espacio, porque caben donde hay un hueco muerto. Otra opción para los perros más pequeños, es crear una cama debajo de una mesa, silla o mesita de noche.

¿La quieres específicamente para los viajes?

Si te la vas a llevar de camping, la vas a poner en el jardín o en cualquier lugar de vacaciones, entonces los materiales resistentes y robustos son lo mejor. Además las camas impermeables o resistentes al agua pueden ser útiles para prevenir la humedad.

¿Más de un perro?

Para evitar la competencia, tienes que tener un mínimo de una cama por perro. Si a tus perros les gusta acurrucarse juntos, opta por una cama adicional lo suficientemente grande como para que la puedan compartir cómodamente.

¿Qué tener en cuenta al comprar una cama para perros?

  • El tamaño del perro. Hay que elegir una cama que sea del tamaño adecuado para el perro. Dentro de ella debe de poder estirarse completamente sin sobresalir por fuera. Pero cuidado con no pasarse, ya que una cama demasiado grande puede darle una sensación de inseguridad, así que busca una cama lo suficientemente grande como para que el perro pueda estar en todas las posibles posiciones naturales. Mi recomendación es medir la anchura del perro y escoger una que sea 10 cm más larga y ancha.
  • La edad. Los perros seniors tienen más frío que los jóvenes, y mientras que algunos prefieren el azulejo del baño a cualquier cama (al menos mientras son jóvenes), la mayoría de los perros mayores aprecian un buen acolchado.
  • La salud del perro. Hay algunos perros que tienen enfermedades, como artritis o alergia, y necesitan materiales de primera calidad, hipoalergénicos, con calefactor eléctrico o espuma para cubrir sus necesidades.
  • La postura en la que duerme. Algunos perros duermen acurrucados o se hacen una bola para mantenerse calientes. A otros les gusta dormir lo más estirados posible. Si observas a tu perro dormir te darás cuenta de que cambia de posición a cada momento: estirado, acurrucado, incluso boca arriba con las piernas estiradas en direcciones opuestas.
  • El diseño de la cama. Hay muchos tipos de camas, materiales y colores. Con tanta opción, hoy en día podemos hacer que coincida la estética de la cama con la decoración del resto de la casa. Ya no es necesario comprar una cama fea.
  • Que sea desenfundable o lavable. Comprueba que se pueda retirar la funda para poder lavarla, o bien meter la cama entera directamente a la lavadora. Una cama que se pueda lavar es una necesidad, ya que sin duda se va a manchar con el tiempo y será necesario lavarla.
  • Que sea duradera. Si compramos una cama de materiales de calidad, la cama nos va a durar mucho más tiempo, y aunque será más cara, es una inversión a tener en cuenta.
  • El precio. Hay un gran rango de precios que seguro que están dentro de tu presupuesto.

La importancia de una cama para un perro

Cuando piensas en tener un perro, también debes pensar dónde va a dormir. Cualquier perro necesita un lugar propio que sea tranquilo y esté protegido de corrientes de aire y luz solar directa.

No puede dormir directamente sobre el suelo, sobre cemento o sobre piedra, porque son fríos y definitivamente no se sentiría feliz, sino abandonado y solo.

Incluso aquellos perros que viven al aire libre en casetas de madera, necesitan una colchoneta adecuada para cualquier condición climática. Un colchón blando es siempre una gran opción para cualquier tipo de perro que viva en interior o al aire libre.

Dormir en una cama cómoda es un placer para cualquier persona, y también para cualquier perro. Aunque a veces pueden preferir dormir en la cama con sus dueños, o en el sofá, cualquier perro necesita un lugar donde pueda ir cuando quiera estar a su aire, o cuando se quede solo en casa.

Comprarle una cama a tu peludo no es un lujo, como mucha gente puede pensar. De hecho, proporcionarle una cama es lo mejor que puedes hacer por tu mascota en términos de:

  • Comodidad. Los perros también necesitan estar cómodos, especialmente cuando están durmiendo. Encontrar la cama más adecuada para tu amigo de cuatro patas significa elegir el tamaño adecuado. No tiene que ser mucho más ancha que el tamaño del perro, pero debería darle un poco de espacio para moverse. Los perros se sienten más cómodos en una cama que en una manta, porque una manta puede arrugarse debajo de ellos. La alfombra tampoco es una buena solución, pues no proporciona el nivel de comodidad que ofrece la cama mullida.
  • Propiedad. Tener una cama solo para él, puede darle a tu perro un sentido de pertenencia, de tener algo propio, donde otras personas o mascotas no pueden dormir. Esa es una de las ventajas psicológicas más importantes de la cama de un perro. Además, proporcionarle una buena noche de descanso, lo hará más feliz; algo que puede resolver algunos de los problemas de comportamiento más comunes, como ansiedad por separación, ladridos, mordiscos o agresión. Al final del día, tener un perro descansado puede ayudar en su entrenamiento, porque puede enfocarse más en los comandos que tiene que aprender.
  • Salud. Hay muchos beneficios para la salud que las camas pueden ofrecerle a tu perro. En primer lugar, pueden ayudar a mantener la temperatura de su cuerpo constante, además de brindar un buen soporte para su columna vertebral y extremidades. Algunos perros pueden necesitar camas ortopédicas por razones de salud, con unos materiales especialmente diseñados para aliviar sus problemas de articulaciones.
  • Higiene. Algunos perros tienden a tirar mucho pelo, otros babean, mientras que otros vienen sucios de jugar en la calle. Las camas para perros son una opción mucho más higiénica que una manta, incluso si lo lavas regularmente.

Dependiendo de cuánto quieras malcriar a tu perro, puedes limitarte a una, o puedes comprar varias camas. Si tiene una casa espaciosa, o si a su perro también le gusta salir a la calle y echar una siesta, entonces podrías considerar comprar más de una cama.

Dos modelos iguales está bien, pero si quieres ofrecerle algo de diversidad a tu perro, puedes sorprenderlo con dos tipos diferentes de camas que tienen características diferentes, pero que tienen el tamaño correcto según las dimensiones específicas de tu perro.

2 comentarios sobre “Camas para perros ¿Cuál elegir?”

Los comentarios están cerrados.