Cómo ayudar a tu perro a bajar de peso

Mantener a nuestro perro en su peso ideal es una de las cosas más importantes que podemos hacer para ayudarle a vivir una vida larga, activa y feliz.

Puede que le estés dando el mejor pienso para perros, pero si no le das la cantidad adecuada, puede subir de peso gradualmente, y quizás un día te des cuenta de que tienes un perro obeso.

perro-obesoEsto es un problema, pues la obesidad puede derivar en otras enfermedades como artritis, diabetes, enfermedades renales y cardíacas, presión arterial alta y muchas formas de cáncer. ¿Cómo puedes ayudar a tu mascota a perder peso y que o vuelva a engordar? Prueba estos 5 consejos.

Reduce las calorías

Demasiadas calorías ingeridas + poca actividad = un perro con sobrepeso. El primer paso para ayudar a tu perro a perder peso es reducir su ingesta de calorías. Lo más probable es que necesite menos comida de lo que crees.

Las pautas de alimentación que vienen en los paquetes de pienso tienden a sobredimensionar el tamaño de las porciones, así que considera reducir la porción. Si no sabes cuántas calorías necesita tu perro cada día, pídele a tu veterinario que lo calcule.

Es posible que también tengas que cambiar la fuente principal de calorías de tu mascota. La mayoría de los alimentos comerciales para perros están saturados de rellenos que aumentan las calorías pero no la nutrición; por lo que sería interesante cambiar a un alimento sin granos y alto en proteínas.

Una comida para perros con sobrepeso puede ayudar a tu perro a alcanzar una óptima forma física proporcionándole la cantidad justa de nutrición y energía, sin calorías vacías.

Mide la comida

Una de las mejores herramientas contra el sobrepeso es un vaso medidor. Muchos dueños simplemente llenan el comedero de su mascota, o calculan a ojo la ración. Peor aún, algunas mascotas tienen buffet libre de todo el día.

Una vez que sepas cuántas calorías necesita su mascota, calcula cuántos gramos de comida debe ingerir en cada comida y mídelo con el vaso medidor.

Recompensa con diversión, no con comida

Si ya le das a tu perro un alimento de alta calidad, es posible que le estés dando demasiadas golosinas o premios a lo largo del día. Sé lo tentador que puede ser darle una golosina a tu perro sólo por ser tan bonito, pero tendrás que controlarte.

Está bien utilizar premios como recompensa durante el entrenamiento, pero utiliza premios de calidad, con un alto contenido proteico, bajos en calorías y sin azúcar, en trozos muy pequeños, para evitar la sobrealimentación.

Además, no le des un premio si no se lo ha ganado. Mejor aún, recompénsalo con premios no alimenticios, como un masaje en la barriga o una sesión de juego.

Evita darle premios por la culpa que sientes por dejarle solo. Y si un día se pasa de premios, es tan simple como reducir las croquetas de su comedero.

Como una alternativa a los premios comerciales, puedes ofrecerle alimentos saludables para él, como zanahorias pequeñas, un trocito de apio, brócoli, pepino, manzana plátano o cubitos de hielo. Estos sabrosos bocaditos son una opción mucho más saludable para los perros.

Más ejercicio

Introducir más ejercicio en la rutina diaria de tu perro, no sólo le ayudará a perder peso, sino también mantendrá su mente activa, estimulará su función inmunitaria, mejorará su salud cardiovascular y reducirá muchos problemas de comportamiento. Lo ideal es proporcionarle quince minutos de actividad dos veces al día, con una caminata, tirándole la pelota, o el frisbee.

Para ayudar a tu perro a perder peso, aumenta la actividad lentamente. Comienza extendiendo las caminatas, aumentando el ritmo y la distancia a medida que ambos estéis en mejor forma.

La natación es una gran opción para perros con problemas articulares causados por el envejecimiento o el exceso de peso. La hidroterapia canina estimula el movimiento, alivia la presión de las articulaciones que sufren y, además, es muy divertida.

Darle suplementos inteligentes

Un par de suplementos pueden ayudar a tu mascota a mantener la forma. Casi todos los perros se benefician de tomar un suplemento de ácidos grasos omega-3. Estos aceites de pescado contienen antioxidantes que ayudan a prevenir y tratar numerosas enfermedades.

Además, pueden ayudar a aliviar las articulaciones adoloridas y estimular la pérdida de peso. En algunos estudios se ha demostrado que la L-carnitina ayuda a perder peso y promueve la masa muscular magra. Pregúntale a tu veterinario si uno (o ambos) de estos suplementos pueden beneficiar a tu mascota.

Está claro que el aumento de peso de tu perro no ocurre de la noche a la mañana, y lo mismo ocurre con la pérdida de peso. No hay soluciones rápidas para la obesidad canina, pero no es difícil ayudarle a ponerse en forma. Todo lo que necesitas es constancia y tiempo.