Cómo limpiar los dientes a nuestro perro

como limpiar los dientes a un perroHello! ¿Cómo van las cosas?

Por aquí estamos descubriendo cosas nuevas, y una de ellas es la limpieza de los dientes.

Al igual que los humanos, los perros necesitan que les cepillemos los dientes, porque ellos también pueden desarrollar problemas. Sin un cepillado regular, la placa se puede acumular produciendo enfermedades de las encías, caries, e incluso infecciones. Las infecciones graves pueden propagarse, amenazando la salud de nuestro perro.

Además, una mala o inexistente higiene bucal conducirá a la pérdida prematura de los dientes y muelas, reduciendo la calidad de vida de nuestra mascota.

Por eso, y por el mal aliento que suelen tener, hay que cepillarle diariamente los dientes a nuestros perros. Incluso cuando es un cachorro y aún se le tienen que caer los dientes de leche. Es la mejor época para comenzar la limpieza ya que lo verá como una rutina más.

En primer lugar, hay que elegir un cepillo de dientes especial para perros. Yo le he comprado uno de dos extremos con los cepillos en un ángulo de 45 grados para limpiar debajo de la encía.

Lo mismo ocurre con la pasta de dientes. Nunca debemos utilizar una pasta de dientes para humanos al cepillarle los dientes a nuestro perro.  Esto es muy importante, ya que la mayoría de las pastas de dientes que utilizamos nosotros tienen flúor, que es extremadamente tóxico para los perros.

Hay que comprar una pasta de dientes especialmente formulado para perros. Se puede encontrar fácilmente en la mayoría de tiendas de mascotas o en algunos supermercados.

Después de tener todas las herramientas preparadas, hay que elegir el momento adecuado para hacerlo. Por ejemplo, cuando esté en calma y relajado.

Con los perros, lo que mejor funciona es establecer una rutina. Lo ideal es que fuese a diario, pero si el perro tiene una boca sana, incluso tres días a la semana puede notarse mucho.

Normalmente, a los perros, cualquier tipo de limpieza les suele desagradar. Es normal que no quiera que le anden tocando la boca. Así que tendrás que empezar poco a poco.pixel dientes

Yo he tenido mucha suerte con Pixel, ya que le encanta el momento del cepillado. Le coloco panza arriba en mis piernas por la noche, y ya sabe que le toca cepillarse los dientes. Le encanta morder el cepillo mientras le limpio cada diente y lo ha convertido en un juego. Además le encanta la pasta de dientes y la chupa.

Por la noche creo que es un buen momento para hacerlo, ya que el perro está cansado después del ejercicio diario y está más propenso a quedarse quieto durante el procedimiento.

La primera vez no te excedas, si ves que se empieza a agitar, deja que se vaya, incluso si no has terminado con toda la boca. Así día a día puedes aumentar el tiempo de cepillado mientras se acostumbra al proceso.

Tiene que ser un momento en el que tu tienes que estar relajado, hablarle con dulzura y recompensarlo con una golosina después por haberse portado bien. En poco tiempo entenderá que el momento del cepillado es algo bueno, y que después recibirá un premio.

Si aunque lo has intentado de todas las maneras el cepillado termina en sangre, sudor y lágrimas, todavía hay otras opciones que puedes poner en práctica para mejorar la salud bucal de tu perro.

Por ejemplo, la comida seca es mejor para sus dientes que los alimentos blandos, ya que es más probable que éstos se adhieran a los dientes y causen caries.

Le puedes dar huesos o juguetes especialmente diseñados para fortalecer las encías y que ayudan a limpiar los dientes al masticarlos. Sólo asegúrate de darle un objeto seguro ya que los objetos muy duros pueden causar rotura de dientes.

Y aunque hayas dejado de cepillarle los dientes, lo que si puedes hacer es  mirar su boca por dentro por lo menos cada semana. Si ves cualquier cosa extraña, como mal aliento, algún cambio en los hábitos alimenticios o de masticación, babeo excesivo, dientes mal alineados, dientes descoloridos, rotos, inexistentes o torcidos, encías rojas, hinchadas, dolorosas o sangrantes, sarro a lo largo de la línea de las encías, bultos o crecimientos dentro de la boca, etc., ve a consultar a tu veterinario.

Incluso si los dientes están sanos, tienes que dejar que se los examine un profesional como procedimiento rutinario cada seis a doce meses.

El cuidado dental de tu perro puede ser una molestia tanto para ti como para él, pero ese mantenimiento puede ahorrarte dinero a largo plazo e incluso salvar su vida.

Y tú, ¿con qué frecuencia le cepillas los dientes a su perro? ¿Has tenido algún problema por una mala salud bucodental?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *