Cómo proteger a tu perro de pulgas y garrapatas

A medida que las temperaturas empiezan a subir, y se empieza a notar la llegada del verano, es importante que empecemos a proteger a nuestro perro de las odiosas pulgas y garrapatas.

La clave es la prevención, pues una vez que las cojan será mucho más difícil deshacernos de ellas. Pero con los productos adecuados, las pulgas y garrapatas no tendrán ninguna oportunidad.

como-proteger-a-tu-perro-de-pulgas-y-garrapatas

Hay dos pasos importantes que debes seguir para proteger a tu perro contra pulgas y garrapatas. El primer paso es mantener a estos parásitos fuera de tu casa y jardín.

Puede que pienses que en tu hogar no hay rastro de pulgas ni garrapatas, pero las larvas de pulgas pueden permanecer vivas en interiores en un estado de hibernación durante los meses más fríos. Los huevos pueden depositarse por toda la casa en alfombras, muebles, etc., a razón de 100 por día.

Por su parte, las garrapatas pueden sobrevivir el invierno en el estado de pupa inmadura en animales salvajes o en tu garaje, y después del frío, una garrapata hembra que se alimenta y cría puede poner cientos o miles de huevos a la vez en tu jardín o exterior.

¿Cómo evitar que las pulgas y garrapatas se conviertan en un problema para tu perro?

La limpieza es una de la mejor prevención para evitar las plagas. Mantén limpias las cosas de tu mascota, su cama, mantas y juguetes; así como todas las áreas de la casa donde pasa la mayor parte del tiempo. Lava la ropa de cama a una temperatura superior a 60ºC si tu peludo duerme contigo, y limpia el sofá con vapor o productos de limpieza adecuados, si se suele tumbar en él.

También aspira tu casa por lo menos una vez al día. Esto mantendrá un ambiente saludable para tu mascota, y ayudará a mantener las pulgas (y los huevos) alejados de tu mascota y del interior de tu casa.

A las garrapatas no les gusta el césped bien cuidado. Si mantienes tu jardín bien cuidado (cortando el césped con frecuencia, podando arbustos y árboles, y eliminando cualquier acumulación de hojas o plantas muertas), las garrapatas no prosperarán.

Los bosques, praderas y otros lugares similares pueden estar llenos de garrapatas. Si tu perro entra en este tipo de ambientes, inspecciónalo cuidadosamente para ver si tiene garrapatas después.

El segundo paso para proteger a tu perro de las pulgas y garrapatas, es utilizar productos de control específicos para estos parásitos. Hay una variedad de productos que repelen las pulgas y garrapatas, pero encontrar el producto adecuado puede ser difícil, pues no todos funcionan de igual manera.

Algunos productos sólo pueden proteger específicamente a las pulgas o garrapatas y no a ambas. Otros productos pueden proteger contra ambos y contra parásitos adicionales.
Hay productos que están diseñados para matar los huevos, y otros para matar a los adultos que los ponen.

Los más habituales son los collares y las pipetas, aunque también hay champús, polvos o medicamentos orales.
Las pipetas para perros se ponen de forma tópica en el cuello del perro, y se extienden por toda la piel, creando una barrera de protección eficiente contra pulgas y garrapatas. Las marcas más conocidas son Advantix, Frontline o Flevox.

El collar antiparasitario simplemente se coloca alrededor del cuello del animal, proporcionando prevención y desparasitación. Generalmente se usa en combinación con otros métodos de prevención, como la pipeta o la pastilla.
Las marcas más conocidas son Scalibor, Seresto y Parasital.

Si no sabes qué producto comprar, consúltalo con tu veterinario para que te aconseje sobre el producto que mejor se adapte al estilo de vida y al entorno de tu perro. Además, si tienes más de un perro, recuerde tratar a ambos.

Si decides usar uno de estos productos para el control de las pulgas y garrapatas, ten cuidado con los ingredientes químicos que contienen. Algunos ingredientes pueden ser tóxicos y causar enfermedades.

Asegúrate de seguir todas las instrucciones al usar estos productos, y no olvides usarlos periódicamente, pues una dosis que omitas puede causar una infestación que puede tardar meses en eliminarse, o exponer a tu perro a enfermedades dañinas causadas por estos parásitos.

Por lo tanto, para proteger a tu perro contra pulgas y garrapatas, mantén limpio tu casa y jardín, y utiliza productos para el control de pulgas y garrapatas mensualmente durante todo el año.