Dieta BARF

Muchos afirman que la dieta BARF es la mejor alimentación que puedes darle a tu mascota. Otros tienen un claro escepticismo acerca de sus bondades. Pero lo cierto es que la dieta BARF para perros es una tendencia en alimentación que comparten cada vez más dueños de mascotas.

Si eres nuevo en el concepto de alimentar a tu mascota con una dieta a base de alimentos crudos, seguramente te estarás haciendo muchas preguntas, ¿En qué consiste la dieta BARF? ¿De verdad funciona? o ¿Cómo empezar?dieta barf

¿Qué es la dieta BARF?

La alimentación natural BARF (Biologically Appropiate Raw Food) o ACBA (Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados) es una mezcla completa y cuidadosamente equilibrada de carne cruda, frutas, verduras y huesos, que tiene como objetivo maximizar la salud y longevidad de nuestros animales.

La filosofía detrás de la dieta BARF, es que la dieta que un perro ha desarrollado y mantenido (durante muchos millones de años de evolución), es la mejor forma de alimentación, y por ello es adecuada para cualquier tipo de perro, sin importar su tamaño raza o edad.

Esto implica la eliminación de cualquier alimento cocinado o procesado, es decir, dejar de alimentarlo con pienso. Los alimentos para perros basados ​​en granos artificiales causan innumerables problemas de salud, pues no es el alimento con el que tu perro fue programado para comer durante su largo proceso de evolución.

huesosIngredientes de la dieta BARF

Para hacer una dieta biológicamente apropiada, hay que examinar la dieta de un animal salvaje, e imitar ese tipo de alimentación utilizando alimentos crudos enteros disponibles, aunque la dieta puede mejorarse con varios suplementos.

En el caso del perro que es un omnívoro, un cazador y un carroñero, la dieta puede basarse en una gama amplia de alimentos crudos enteros de origen animal y vegetal.

La variedad es la clave de una dieta natural como la dieta BARF, por ello, es muy importante que tengamos en cuenta incluir todo tipo de alimentos frescos y crudos en base a unos porcentajes:

  • 50-70% Huesos carnosos
  • 20-30% Carne o pescado
  • 10% Vísceras
  • 10% Verduras y/o frutas

Huesos carnosos: 50-70%

Seguramente habrás oído el mito de que los huesos crudos son peligrosos porque se astillan y los perros se pueden ahogar con ellos. Pero nada más lejos de la realidad. Los huesos crudos son seguros para los perros, porque son suaves y fáciles de digerir. De hecho, los huesos crudos son un alimento equilibrado para los carnívoros.

Son una fuente importante de calcio y fósforo, minerales esenciales para el mantenimiento de su esqueleto. El subproducto de los huesos crudos digeridos forma unas heces firmes en los animales carnívoros.

Los huesos cocidos, ahumados y deshidratados son los peligrosos. Estos huesos son secos y quebradizos, lo que hace que se astillen. Esto sucede porque el acto mismo de cocinar los huesos cambia la estructura del hueso, y elimina toda la humedad. NUNCA debes darle estos huesos a tu perro.

Existen dos tipos de huesos:

huesos carnosos barf

Huesos carnosos: Los huesos carnosos crudos son huesos comestibles recubiertos de carne muscular y tejido conectivo. Estos huesos son lo suficientemente blandos para ser consumidos sin causar daño. Los huesos son esenciales en una dieta cruda para proporcionar el calcio necesario y otros nutrientes que juegan un papel vital en la creación de heces firmes. Ejemplo: carcasas, alas, patas o cuello de pollo; costillas; huesos de la cola, etc.

 

Los perros de razas pequeñas requieren huesos carnosos menos densos, lo que les permite aplastarlos y digerirlos adecuadamente, sin causar daño.

  • Codorniz entera
  • Alas de pollo
  • Patas de pato
  • Cuellos de pollo

Los perros de razas medianas son flexibles a la hora de alimentarlos con huesos. Además de todos los huesos anteriores, también puedes utilizar:

  • Carcasas de pollo
  • Cuellos de pato
  • Cuartos traseros de pollo
  • Rabo de cerdo
  • Alas de pato

Las razas grandes y gigantes requieren cortes más grandes para evitar la asfixia, como:

  • Conejo entero
  • Cuello de pavo
  • Cabeza de cordero
  • Patas de cerdo
  • Patas de pavo

huesos recreacionales barf

Huesos recreacionales: A diferencia de los carnosos, estos no tienen prácticamente carne adherida al hueso, y pertenecen a animales más grandes (vacas, ciervos, bueyes, etc.). Estos huesos se los daremos a nuestro perro de forma puntual, no diaria.

La función de estos huesos, es ayudar a relajar, entretener y mantener una boca sana y fuerte a nuestro perro. 
Hay que tener cuidado si nuestro perro es un masticador agresivo, ya que puede romperse un diente. La supervisión mientras el perro come estos huesos, es crucial para prevenir cualquier lesión. Ejemplo: rótula de vaca.

carne muscular barf

Carnes y pescados: 20-30%

Son igual de importantes que los huesos en la dieta BARF, ya que aportan proteínas, nutrientes, grasas y minerales.

Carnes: En una dieta cruda, solo vamos a utilizar carne cruda con menos de 100 mg de sodio por porción, sin sazonar, ahumar o cocida de ninguna manera. Existen muchos tipos de carnes, blancas y rojas, y cada una aporta diferentes cantidades de nutrientes. Por este motivo, es importante variar entre 3-4 tipos de carnes en la dieta. Ejemplo: pollo, pavo, ternera, cerdo, conejo, etc.

La carne de caza también es apropiada para la dieta BARF. Ejemplo: venado, ciervo, pato, oca, liebre, perdiz, etc. Hay que excluir de la lista el jabalí. Toda la caza silvestre se debe congelar durante un mínimo de 3 semanas para garantizar la muerte de los parásitos antes de utilizarla. La carne comprada en una carnicería o tienda de comestibles local, es segura para utilizarla sin necesidad de congelarla previamente.

Pescados: En el caso del pescado, podemos distinguir entre azules y blancos. Los primeros son más habituales en las dietas diarias, ya que aportan ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6; mientras que los segundos son más comunes en dietas dónde hay problemas digestivos.

Se recomienda utilizar pescados grasos que contengan una mayor concentración de Omega 3, y los niveles más bajos de mercurio. Si la mayor parte de la dieta de su mascota proviene de animales alimentados con cereales (pollo, pavo, etc.), la adición de pescados azules es esencial para asegurar que el Omega 3 se incluya en la dieta.

Sin embargo, si la mayor parte de la dieta de tu perro proviene de animales alimentados con pasto (ternera, buey, etc.), entonces la carne que le damos es rica en Omega 3, por lo que los pescados no son una necesidad. Además, también puedes optar por utilizar aceite de pescado.

visceras barf

Vísceras: 10%

Los órganos son la parte de más densidad de nutrientes de un animal. Y lo mejor de todo, es que las vísceras son bastante asequibles, así que no hay excusa para no comprarlas. La carne y los huesos carecen de muchos nutrientes importantes, por lo que las vísceras son esenciales en la dieta BARF.

Si los comparamos con otros cortes de carne, las vísceras contienen casi todos los nutrientes: vitaminas B (B1, B2, B6, ácido fólico y B12) así como fósforo, hierro, cobre, magnesio y yodo, y proporcionan las importantes vitaminas liposolubles A, D, E y K.

Por ejemplo, el hígado es una de las fuentes de vitamina A de más concentración. La vitamina A es importante para la digestión, la salud de los órganos reproductores, y además es un poderoso antioxidante.

También es una gran fuente de ácido fólico, vitaminas B (especialmente vitamina B12) y hierro. No hay duda de que el hígado es altamente nutritivo, pero sus preciosos nutrientes se ven afectados por el calor, así que nunca lo cocines, o las enzimas digestivas y los nutrientes se perderán.

Pese a sus beneficios, es importante que el hígado nunca sobrepase el 5% del peso total de la dieta de tu mascota. Es precisamente su alta concentración de vitamina A la que puede causar toxicidad en grandes cantidades.

Para lograr el equilibrio, es importante utilizar una variedad de vísceras, además del hígado, para asegurarnos de que estamos proporcionando todas las vitaminas y nutrientes esenciales. Es importante notar que el 5% del contenido de las vísceras debe ser hígado, y el 5% restante deben ser otros órganos diferentes. Ejemplos: mollejas, criadillas, sesos, corazón, páncreas, riñones, tripa verde, etc.

La introducción de las vísceras en la dieta BARF puede ser difícil, y algunas mascotas se niegan a comerlos. Pero hay varios trucos que puedes poner en práctica para disimular estos cortes para los comensales más exigentes.

Uno de ellos es moler los órganos parcialmente congelados, y mezclarlos con carne picada. A medida que tu mascota comience a comer la mezcla, introduce lentamente trozos más grandes de vísceras y menos carne muscular, hasta que empiece a comer los órganos en cortes enteros.

Otro truco es cocinar ligeramente las vísceras por la superficie, y dejar el interior crudo. Los órganos son fácilmente alterados por el calor, así que hay que evitar cocinarlo lo antes posible.

frutas y vegetales barf

Verduras y frutas: 10%

La base de que nuestros perros coman frutas y verduras, es porque en su estado salvaje, comerían frutas y verduras del estómago de sus presas.
Las frutas y verduras les van a aportar vitaminas y minerales que complementan la dieta de nuestro peludo, pero nunca se debe sobrepasar el 10% del peso total de la dieta.

Es importante saber que un carnívoro no puede descomponer y digerir adecuadamente la materia vegetal como lo hacemos los seres humanos, no tienen los dientes apropiados, la estructura de la mandíbula ni las enzimas salivales para comenzar el proceso de digestión en la boca, por lo tanto, hay que preparar los ingredientes adecuadamente para que tu perro pueda digerir y absorber los nutrientes óptimamente.

Las verduras deben estar en puré, fermentadas o ligeramente cocidas al vapor; y las frutas no necesitan ninguna preparación especial aparte de cortarlas en trozos.

Verduras: Las verduras deben ser la principal fuente de materia vegetal en la dieta BARF. Del 10% de la proporción de vegetales y frutas, el 7% debe provenir de los vegetales. Es importante elegir vegetales ricos en nutrientes, bajos en almidón y bajos en hidratos de carbono. Las verduras de hoja verde son una excelente opción.

Todas las verduras deben ser fermentadas o ligeramente vaporizadas para lograr la óptima absorción de nutrientes. Sin esta preparación, la materia vegetal no se digiere y pasa directamente como residuo.

Verduras recomendadas:

  • Col rizada
  • Germinados
  • Hojas de diente de león
  • Espinacas
  • Brócoli
  • Coles de Bruselas

Las verduras de la familia de las crucíferas (coliflor, brócoli, col, etc.) deben ser administradas con moderación, debido a la posibilidad de suprimir la función tiroidea. Evita las patatas, tomates, pimientos y berenjenas.

Frutas: El 3% restante de la proporción de vegetales y frutas en BARF es para las frutas, ya que son ricas en azúcares. Es importante elegir frutas ricas en nutrientes, antioxidantes, bajas en almidón y carbohidratos. Las bayas son una excelente opción. Las frutas son dulces, y a tu perro le encantarán. Evita las uvas, pasas o dátiles que puedan causar insuficiencia renal en perros.

Frutas recomendadas:

  • Arándanos
  • Moras
  • Frambuesas
  • Fresas

barf¿La dieta BARF es para mi perro?

Si tienes dudas acerca de si tu peludo sería capaz de mantener esta dieta, ten en cuenta que los perros modernos, de cualquier raza, no solo son capaces de comer la comida de sus ancestros salvajes, sino que realmente la necesitan para tener una salud óptima. Esto se debe a que su fisiología básica ha cambiado muy poco con la domesticación, a pesar de los cambios obvios en su apariencia física y mentalidad actual.

Beneficios de la dieta BARF

  • Mejoras de la piel y el pelo: Es uno de los cambios más perceptibles que notarás al cambiar a la dieta BARF. Una dieta cruda equilibrada está libre de alimentos procesados, conservantes artificiales, aditivos y proteínas de baja calidad, que proporcionan a las mascotas lo esencial para mantener un pelo grueso y brillante. Los problemas de piel, como la dermatitis, eczemas o picores, mejoran o desaparecen, igual que las visitas al veterinario, los antibióticos, y la cortisona.
  • Beben menos agua ya que la comida natural les aporta una gran 
cantidad de agua y no es seca.
  • Dientes más blancos y sanos gracias a los cortes grandes y los huesos carnosos crudos y, 
por consiguiente, mejora del mal aliento. Los tejidos musculares actúan como seda dental natural, y los huesos recreacionales raspan la acumulación de sarro calcificado. Esto quiere decir que se reducirán las limpiezas dentales. Además, la enfermedad periodontal será prácticamente inexistente.
  • Aumento de la musculatura y pérdida de grasa corporal: Una dieta natural, apropiada para todas las especies, aumenta la tasa metabólica en perros. Este proceso les permite perder la grasa no deseada y obtener un aumento de la masa muscular. Esto no sólo hace que la mascota esté mejor físicamente, sino que aumenta sus niveles de actividad. El efecto será más perceptible si se combina la dieta BARF con el ejercicio regular.
  • Mejora la digestión absorbiendo mejor los nutrientes: Las enzimas descomponen y utilizan los alimentos para maximizar la efectividad del sistema digestivo. Esto disminuye la cantidad, tamaño y olor de las heces, debido a 
que el organismo asimila mejor el alimento.
  • Sistema inmunológico más fuerte: Las dietas crudas estabilizan y fortalecen el sistema inmunológico, ya que proporciona una fuente natural de proteínas, vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y otros nutrientes. Esto mejora la función inmune, sentando las bases para combatir enfermedades presentes, y prevenir posibles enfermedades futuras.
  • Niveles de energía estabilizados: A diferencia de los humanos, los perros metabolizan su energía a partir de grasa animal cruda, en lugar de hidratos de carbono. Las dietas ricas en carbohidratos y azúcares aumentan rápidamente los niveles de energía, bajándolos poco después. En cambio la dieta BARF proporciona una alimentación sin almidón, hidratos de carbono y azúcares, que ayudan a estabilizar los niveles de energía.

¿Qué cantidades de comida hay que darle?

Como punto de partida, se puede administrar de un 2 a un 3% del peso del perro. Por ejemplo, si pesa 20 kilos, hay que darle de 400-600 gramos de comida cruda.

Todo depende de la actividad que realice. Si tu perro es muy activo, es posible que necesite más cantidad, y si es más bien sedentario, puede que necesite un poco menos.

La mejor manera de saber si le estás dando la cantidad correcta, es fijarse en el peso del perro, y no hace falta pesarlo todos los meses para saberlo. Si pasas las manos sobre sus costillas y puedes sentirlas, pero no verlas, el perro tiene buen peso.

Los cachorros necesitan más calorías y más alimento, así que también deben recibir entre el 2 y el 3%, pero no de su peso actual, sino de su peso ideal cuando sea adulto. Cuando los cachorros tienen entre cuatro y seis meses de edad, necesitarán mucha comida y una buena cantidad de calcio, porque están construyendo sus dientes de adulto.

Si no ingieren suficiente calcio en esta etapa crítica, va a extraer el calcio de sus huesos, y es posible que desarrollen deformidades óseas o dentales. Por lo tanto, dale unos cuantos huesos extra a tus cachorros en esta edad, sólo para curarte en salud.

bossySi queréis ver la dieta BARF en acción, os recomiendo que visitéis El blog de Bossy, en el que su mami humana nos cuenta los problemas de alimentación que ha tenido Bossy, y cómo lo han solucionado gracias a esta dieta casera basada en alimentos naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *