Leishmaniasis en perros

Sin lugar a dudas, la leishmaniasis es uno de los mayores problemas de salud que puede sufrir nuestro perro. ¡Para no preocuparse! Seguramente tendrás muchas dudas acerca de esta enfermedad. Por eso, esta publicación voy a intentar responder las preguntas más frecuentes sobre esta enfermedad. ¡Empezamos!

leishmaniasis canina

¿Qué es la leishmaniasis?

La leishmaniosis(o leishmaniosis) es una enfermedad parasitaria provocada por el protozoo Leishmania, que se transmite mediante la picadura de los flebótomos (también llamado mosquito leishmaniasis). En España, la única especie productora de la leishmaniosis canina y humana es la Leishmania infantum.

La leishmaniasis puede causar dos tipos de infecciones: una infección cutánea (de la piel) y una infección visceral o de los órganos, la forma más grave de leishmaniasis.

Tanto los humanos como los perros pueden contraer esta enfermedad, pero los perros son los receptores más comunes.

¿Leishmania o leishmaniasis?

Se tiende a confundir leishmania con leishmaniasis, pero estos dos términos no son iguales. La leishmania es una infección, no una enfermedad, en la que generalmente los síntomas no se manifiestan en el animal, debido a la falta de respuesta inmune y la carga parasitaria baja. Por el contrario, en la leishmaniasis podemos ver signos de la enfermedad, con una respuesta inmune activada y una alta carga parasitaria.

En la mayoría de los casos, se trata de simplemente una infección por leishmania y no la enfermedad, pero esto no significa que no pueda reproducirse rápidamente. Entonces, la diferencia entre estos dos conceptos es muy grande, ya que la infección es menos severa y curable, y la enfermedad es muy grave y no tiene cura.

mosquito leishmaniasis

¿La leishmaniasis es contagiosa?

Nunca se ha informado sobre una transmisión directa de perro a ser humano, incluso entre veterinarios que han estado en contacto directo con cientos de perros con leishmaniasis. Sin embargo, no es recomendable dejar que los bebés o niños pequeños jueguen con un perro infectado, cuando obviamente está muy enfermo.

Del mismo modo, las personas con SIDA o que toman corticoides, u otro medicamento que pueda disminuir su resistencia natural a las infecciones, no deben estar en contacto con un perro enfermo.

Ciclo leishmaniasis

En la mayoría de los casos, los perros se infectan por la picadura de un pequeño mosquito llamado flebótomo (o moscas de la arena). Las hembras de estos mosquitos se alimentan de sangre para que las proteínas produzcan sus huevos.

Si un mosquito pica a un perro infectado, el parásito Leishmania crece en el estómago del flebótomo y, más tarde, cuando vuelve a picar de nuevo, se inyectan formas infecciosas del parásito en la piel del animal que puede desarrollar la leishmaniasis.

Muy raramente, un perro sano puede infectarse al estar en contacto directo con un perro con leishmaniasis, o los cachorros de una perra infectada pueden, muy raramente, nacer con la infección. También existe la posibilidad de que el perro se contagie mediante una transfusión de sangre de perro infectado.

Sintomas leishmaniasis

Hay una gran variedad de síntomas y signos que se pueden observar, ya que existen dos tipos de leishmaniasis en perros: visceral y cutánea. Cada tipo afecta a diferentes partes del cuerpo del perro.

Leishmaniasis visceral

En su forma visceral, los organismos leishmania afectan a los órganos del abdomen, como el hígado, los riñones y la médula ósea. También se observa una pérdida de peso severa, junto con una pérdida de apetito, diarrea, vómitos, sangrado de nariz y letargo.

Los casos graves pueden provocar insuficiencia hepática o renal, y pueden ser fatales.

sintomas leishmaniasis

Leishmaniasis cutanea

Los signos más comunes son las lesiones en la piel, tales como alopecia con llagas y picazón en la piel. Esto generalmente ocurre en áreas óseas, como los codos y las rodillas, pero también puede aparecer alrededor de la cara.

La descamación excesiva, junto con la despigmentación (pérdida de color de la piel) y grietas en el hocico y las almohadillas de las patas son síntomas muy frecuentes
Las uñas anormalmente largas o quebradizas son un signo específico en algunos perros.

Otros signos adicionales que a veces se observan son cojera intermitente, pérdida de peso, anemia, fiebre, dolor en las articulaciones, inflamación de los músculos, linfadenopatía (enfermedad de los ganglios linfáticos) y signos de insuficiencia renal: micción excesiva, sed excesiva, vómitos…

diagnostico leishmaniasis

Diagnóstico

La complejidad de esta infección, junto a la amplia gama de síntomas clínicos, hacen que el tratamiento de la leishmaniosis canina sea un desafío.

El período de incubación de la infección a los síntomas es generalmente de entre tres semanas a varios años. Si el sistema inmune de un perro es fuerte, es probable que nunca muestre síntomas. Sin embargo, una vez que el sistema inmunológico falla, el perro enfermará cada vez más.

El diagnóstico de la leishmaniasis canina es similar al de otras enfermedades parasitarias, el veterinario le hará una serie de pruebas para diagnosticar leishmaniosis. Hay tres rutas efectivas para diagnosticar la enfermedad:

  1. A través de un frotis o biopsia, se observará las muestras de tejido tomadas del perro para ver si el parásito está viviendo allí. Esto puede ser complicado de visualizar, por eso también se suele hacer un examen físico minucioso, observando detenidamente la médula ósea, la piel o los ganglios linfáticos.
  2. A través de una prueba de anticuerpos. Si los anticuerpos del perro son altos, significa que tiene una infección. En este caso, los anticuerpos altos significan la presencia de leishmaniasis.
  3. La última y más efectiva, es el método de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR). La prueba de PCR es la mejor, pues los especialistas pueden mirar directamente el ADN del animal para ver si hay algún cambio. Los parásitos que infectan los tejidos o células de un animal alterarán el ADN en ciertos lugares, por lo que los veterinarios pueden ver el cambio y saber exactamente cuál es la enfermedad.

El veterinario deberá descartar otras enfermedades con síntomas similares, como la picadura de una garrapata o lupus.

tratamiento leishmaniasis

Tratamiento de la leishmaniasis

La leishmaniasis canina es una experiencia traumática para cualquier mascota y puede ser mortal sin tratamiento.

El veterinario determinará qué fármaco antiparasitario es el más adecuado para tratar la enfermedad. La medicación puede ser inyectable o en forma líquida para mezclar con la comida.

La prescripción dependerá de la progresión de la enfermedad. Cuanto más fuerte sea la enfermedad, más medicamentos tendrá que tomar.

Dentro del tratamiento también pueden recetarse antibióticos, líquidos por vía intravenosa y un tratamiento contra las lesiones cutáneas. Además, si entre los síntomas se encuentra una insuficiencia renal, será necesario un tratamiento adicionales para curar esta enfermedad.

Tratamiento natural de la leishmaniasis

Debido a la complejidad de esta infección, no es recomendable tratar en casa a nuestras mascotas. Llevarlo al veterinario es la mejor opción para que se pueda recuperar con éxito.

Aunque lo que sí podemos hacer para ayudarle a luchar contra la infección, es reforzar su sistema inmunológico dándole un suplemento de ácidos grasos Omega 3, que además de estimular su sistema inmune, tiene un efecto antiinflamatorio y puede reducir el dolor.

Darle suplementos de vitamina C y B, así como garantizar un mínimo de luz solar diaria, y evitar el azúcar y los alimentos procesados ​​durante el período de cicatrización, es muy importante.

La respuesta al tratamiento puede variar dependiendo del estado inicial del perro, y de la respuesta respuesta específica a la terapia. Si se detecta a tiempo, la gran mayoría de los perros experimentan una mejoría en el primer mes de tratamiento; sin embargo, en otros casos es posible que se requiera un período más prolongado de terapia, antes de que la mejoría sea evidente.

La peor noticia, es que una vez que el perro se infecte, no hay cura para la enfermedad. El tratamiento es costoso, y tu perro tendrá que someterse a revisiones regulares, durante y después del tratamiento. Una vez que el perro pase un año sin síntomas, y el tratamiento haya sido positivo, se pueden reducir las visitas al veterinario a una o dos veces al año.

Y si se detecta tarde, la enfermedad puede ser fatal. ¡La prevención es definitivamente la mejor forma de actuar!

vacunas para perros

¿Cómo prevenir la leishmaniasis en perros?

La prevención es la mejor forma de evitar que nuestro perro contraiga leishmaniasis canina.
Se puede dividir en 2 partes:

  1. Vacunación para fortalecer el sistema inmunológico antes de que ocurra la infección. Hay que aplicar la vacuna de leishmaniasis a los cachorros en tres intervalos semanales a partir de los seis meses. Y es necesario un recordatorio anual para mantener la inmunidad.
  2. Reducir la exposición a picaduras de flebótomos mediante las medidas antiparasitarias apropiadas. Tanto las pipetas leishmaniasis, como el collar para perros contra la leishmaniasis son dos armas que podemos utilizar como repelente, para evitar la picadura del mosquito. Si el mosquito no pica, no se produce la enfermedad.

Los collares antiparasitarios son la mejor forma de evitar la picadura. El collar Scalibor leishmaniasis y el tratamiento de Advance leishmaniasis actúan como repelente de mosquitos, ayudando a reducir la posibilidad de que los perros sean picados en un 95%.

Esta curiosa especie de mosquito se encuentra comúnmente en áreas áridas, pero para vivir y mantenerse activo necesita altos niveles de humedad en el ambiente. Entre sus lugares favoritos para vivir se encuentran: parques, bosques y jardines, pero nunca playas. Sus lugares favoritos son las zonas rurales, ya que estos hábitats tienen todas las características que necesita.

Este insecto es más peligroso por la noche o al anochecer, ya que es cuando tiene mayor de actividad. La temporada más común y más peligrosa comienza con el calor, más o menos entre mayo y octubre. Sin embargo, ten en cuenta que el riesgo es constante en lugares donde el clima es cálido durante todas las estaciones.

Además, mantener a los perros en el interior durante la noche es beneficioso para reducir el riesgo de infección.

En España se da particularmente en el sudeste y las islas Baleares.

zonas leishmaniasis

Otros países en los que está presente son América del Sur y en todos los países de la región mediterránea, Portugal, Francia, Italia, Malta, Grecia, Turquía, Israel, Egipto, Libia, Túnez, Argelia y Marruecos.