Elegir un perro ¿macho o hembra?

hembra-o-macho¡Hola a todos! ¿Qué tal va todo?

Yo sigo esperando a que se cumplan las 8 semanas reglamentarias para poder traer a mi cachorro a casa. 

Pregunta para los que ya tenéis perro ¿es macho o hembra? ¿Habéis escogido un sexo u otro por una razón en concreto, o ha sido al azar? La respuesta seguramente sea diferente dependiendo de la persona, porque unos preferirán un macho y otros una hembra.

La verdad es que es algo que hay que pensar cuando nos decidimos a comprar o adoptar un perro, porque si que hay diferencias entre uno y otro. La batalla de los sexos no se limita a los seres humanos después de todo.

Algunos creen que los machos son más cariñosos y más fáciles de entrenar, mientras que las hembras son más agresivas y protectoras, tanto de los dueños como de los cachorros.

Bueno, lo cierto es que cuando se trata de perros y cachorros, no hay un sexo superior. Simplemente nos podemos basar en apreciaciones personales de nuestros perros, porque no hay ningún estudio que haya demostrado ningún comportamiento propio de perros hembra o macho.

Las diferencias de comportamiento

El comportamiento de nuestro perro dependerá en gran manera de su crianza cuando era un cachorro, pues en la infancia es cuando se empieza a formar la personalidad del perro. Algunos perros son más cariñosos o agresivos que otros, debido principalmente al entorno en el que se criaron. 

Pero es cierto que el comportamiento de un perro puede depender de su formación, y el sexo puede dictar su capacidad de aprender. Es un hecho que las hembras tienden a alcanzar la madurez más rápido que los machos, y esta precocidad le da ventaja en lo que respecta a la formación.

Esto no quiere decir que las hembras sean más inteligentes que los machos. Sólo significa que será más fácil entrenar a una hembras que a un macho de la misma edad, ya que es más madura.

El celo

De todos es conocido que las perras entran en celo dos veces al año, ese periodo en el que nuestra mascota produce una secreción vaginal sanguinolenta que actúa como un señuelo para los machos.

El celo tiene una duración aproximada de 2 0 3 semanas, y durante ese tiempo hay que mantenerla aislada de los perros macho y normalmente se le suele poner una braguita para que no nos manche todo el suelo.Esto puede ser un engorro para el dueño, y una razón por la que elegir un macho.

Esterilización

Pero se puede considerar la opción de esterilizarla si no queremos que críe en el futuro. Ya hablaré en otro post acerca de la esterilización, pero la mayoría de los expertos coinciden en que el mejor momento para hacerlo es de los 7 a los 9 meses de edad.

Además, se ha demostrado que esterilizar a las hembras reduce el riesgo de que padezcan enfermedades de ovario o de útero. También se cree que la esterilización tiene efectos positivos en el comportamiento ya que se ha observado que las perras tienen un mejor temperamento después de que han sido esterilizadas, son mucho menos agresivas y más suaves.

El perro macho no castrado, por el contrario, tiende a ser más dominante. Él tiene un deseo innato de dominar a otros perros que son más pequeños o sumisos, y en ocasiones tratar de dominar también a su dueño.

Los perros machos también son más independientes que las hembras, por lo que es muy importante empezar con el entrenamiento de obediencia tan pronto como esté listo para ser entrenado.

Un perro macho que no ha sido castrado también tiende a ser más agresivo y a escaparse más fácilmente, pero este tipo de comportamiento se puede prevenir fácilmente si mostramos mano firme en el entrenamiento y la disciplina del perro.

Al igual que con las perras, si no tenemos la intención de criar, es mejor castrar a nuestro perro para mejorar su comportamiento y hacerle más fácil el entrenamiento. Un perro castrado es, generalmente, menos agresivo, más tranquilo y menos propenso a escaparse.

Otras consideraciones

Por otra parte, los machos tienen unos genitales fáciles de ver, y de tocar cuando los acaricias la barriga. A muchas personas no les gusta encontrarse con nada cuando toca a su mascota, y mucho menos que laman sus partes íntimas y luego te den un lametón a ti o a las visitas.

En algunas razas, los machos son considerablemente más grandes que las hembras, por lo que si tienes en cuenta el tamaño y el peso, tienes que mirarlo bien.

Como veis, las diferencias entre macho y hembra no son abismales, y dependen en gran medida de nosotros, sus dueños.

Yo he elegido a un macho por la simple razón de que no quiero que manche el suelo de vez en cuando, y no quiero tener que estar pendiente de ella cuando está en celo.

¿Y vosotros? ¿Cuál preferís?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *