Parvovirus canino

Ninguna otra palabra tiene la capacidad de infundir tanto miedo en los dueños de animales como parvovirus. Seguramente que hayas oído hablar de esta enfermedad que afecta a perros, especialmente a los cachorros. Pero ¿sabes qué es, como se contagia, y cómo tratarla?

El parvovirus es una infección producida por un virus, que ataca las células que se dividen rápidamente en el cuerpo del perro, afectando más gravemente el tracto intestinal. También ataca a los glóbulos blancos, y cuando los cachorros jóvenes se infectan, el virus puede dañar su músculo cardíaco y producir un problema cardíaco de por vida.

parvovirus canino

La enfermedad es muy contagiosa, y en algunos casos es mortal. Afortunadamente, el parvovirus es fácil de diagnosticar. El veterinario puede analizar una muestra fecal para detectar el antígeno de parvo en pocos minutos.

Y dado que la detección temprana y la atención veterinaria inmediata es clave en la cura del perro infectado, es importante que sepamos cuáles son sus síntomas para poder identificarlo.

Síntomas del parvovirus

El parvovirus se manifiesta como letargo, vómitos, náuseas, pérdida de apetito, diarrea con sangre, y disminución de la función inmune.

  • El sello distintivo del parvo son heces (casi siempre en forma de diarrea) manchadas de sangre y con un olor muy desagradable.
  • El vómito severo y repetido es el segundo síntoma más común de parvo. Si tu cachorro vomita una y otra vez, corre el riesgo de deshidratarse muy rápido; y en algunos casos, esta deshidratación puede causar la muerte.
  • Los cachorros con parvovirus canino generalmente tienen fiebre (39,5 – 40º o más). Sin embargo, puede que la fiebre no suceda de inmediato.
  • El letargo o cansancio extremo, junto con un desinterés total en su entorno, y la falta de apetito, son también síntomas clásicos de parvo.

Hay que tener en cuenta que todos estos síntomas pueden aparecer también en otras enfermedades, y que no es posible diagnosticar el parvovirus basándose solo en los síntomas.

La única forma de saber con certeza si nuestro perro tiene el parvovirus canino, es llevándolo al veterinario para que le realice algunas pruebas.

diagnostico parvovirus

Diagnóstico del parvovirus

Los veterinarios pueden diagnosticar el parvovirus por los síntomas, junto con un examen físico, y realizando pruebas de laboratorio.

A menudo se usa una prueba fecal (cuando le damos una muestra de las heces de nuestro perro al veterinario), y también se utiliza una prueba sanguínea. Ambas pruebas pueden proporcionar una respuesta rápida, pero también pueden mostrar “falsos negativos” (es decir, que no aparezca el virus en la muestra analizada).

Este tipo de pruebas también puede mostrar un “falso positivo” si el cachorro ha sido vacunado las dos semanas anteriores, por eso es importante mostrarle al veterinario la cartilla de vacunaciones.

De todas formas, hay más de una cepa de parvovirus, y cada una puede afectar al perro de manera diferente.

¿Cómo se contagia el parvovirus?

El parvovirus es extremadamente contagioso, y puede ser transmitido por cualquier persona, animal u objeto que entre en contacto con las heces de un perro infectado.
Solo una de las heces contiene millones de células de virus vivos, que puede infectar a un gran número de perros.

El virus se puede encontrar en las heces de los cachorros infectados varios días antes de que aparezcan los síntomas, y durante al menos 2 semanas después de que un cachorro se haya recuperado por completo.

Obviamente, si un perro lame o come las heces de otro perro que tiene parvo, entonces él también estará infectado.
Esta enfermedad se transmite tan fácilmente y es tan virulenta, que el perro solo tiene que entrar en contacto con una cantidad muy pequeña de material infectado para infectarse.

Por ejemplo, si se mancha las patas o el abrigo con heces, y se lame, se infectará. Si nosotros pisamos unas heces infectadas, y el perro entra en contacto con el zapato, se infectará. Si olfatea o lame a un perro que ha sido infectado, es probable que se infecte.

El virus es muy resistente, y puede vivir en el ambiente durante meses, sobreviviendo en objetos habituales, como comederos, zapatos, ropa, alfombras y suelos.

Es común que un perro no vacunado contraiga parvovirus en la calle, especialmente en las áreas urbanas donde hay muchos perros.

¿Qué perros son más propensos a esta infección?

Los cachorros, perros adolescentes y los que no están vacunados, son más susceptibles al virus. Las razas en mayor riesgo son los Rottweilers, Dobermans, Labrador retrievers, American Staffordshire terriers, Alaska Malamutes, Pit Bulls y Pastores alemanes.

Los cachorros jóvenes son más propensos a las infecciones, particularmente porque la inmunidad natural proporcionada por la leche de su madre, puede desaparecer antes de que el propio sistema inmunológico de los cachorros sea lo suficientemente maduro como para combatir la infección.

Si un cachorro se expone al parvovirus canino durante este espacio de tiempo, puede enfermar. Otro de los problemas, es que la inmunidad proporcionada por la leche materna, puede interferir con una respuesta efectiva a la vacunación.

Esto significa que incluso si vacunas a tu cachorro, puede infectarse con parvovirus y desarrollar la enfermedad.

vacuna parvovirus

Tratamiento del parvovirus canino

Debido a que no hay un tratamiento específico para las infecciones virales, el tratamiento se basa en eliminar y controlar los síntomas, hasta que el sistema inmunitario sea lo suficientemente fuerte como para combatir el virus.

En primer lugar, el perro tiene que estar aislado para evitar infectar a otros perros. A continuación, se debe administrar líquidos intravenosos para ayudar con la deshidratación, y reponer los electrolitos perdidos.

Un virus no se puede curar con antibióticos, pero los antibióticos se usan para tratar las infecciones secundarias que generalmente van de la mano con esta enfermedad.

Uno de los tratamientos más novedosos y de última generación que se usa (y se estudia) actualmente para el parvovirus canino, es una transfusión de plasma.

El plasma sanguíneo es rico en proteínas, muchas de las cuales pueden curar. También aumenta el volumen de sangre (que a menudo se pierde por deshidratación) y aumenta el recuento de glóbulos blancos (los glóbulos blancos combaten las infecciones).

El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado son los factores más importantes para lograr un resultado exitoso. Con un tratamiento adecuado, la tasa de supervivencia se acerca al 90%.

La fase más aguda de la enfermedad suele durar entre 7 y 14 días, y si un cachorro sobrevive este tiempo, tiene muchas posibilidades de recuperarse por completo.

Tratamiento casero

Debido a que el parvovirus es una enfermedad tan grave, no es recomendable tratar al perro infectado en casa. Incluso con la mejor atención veterinaria, esta enfermedad a menudo es fatal.

Si notas que tu perro experimenta vómitos intensos, pérdida de apetito, depresión o diarrea con sangre, acude a tu veterinario inmediatamente.

¿Cuánto dura el parvovirus en un perro?

Con un tratamiento adecuado, los síntomas pueden remitir en 4 o 5 días, aunque seguirá infectado durante al menos 2 semanas después de haberle dado el alta.

Por eso es importante mantener al perro alejado de grandes grupos de perros. Si tienes más perros o mascotas en casa, que no entren en contacto, ya que se pueden infectar.

¿Cómo se puede evitar el parvo?

Hay dos formas de proteger a tu perro del parvovirus: teniendo al día con las vacunas, y manteniéndolo alejado de otros cachorros, perros y lugares públicos hasta que se haya vacunado.

Vacunarlo en el momento adecuado, es la mejor forma de proteger a tu cachorro de parvo.
Se debe administrar una serie completa de vacunas antes de que el peludo esté completamente protegido.

Vacuna parvovirus

En general, la primera vacuna se administra a las 6-8 semanas, y se vuelve a repetir con un intervalo de cuatro semanas, hasta que el cachorro tenga entre 16 y 20 semanas, y luego nuevamente al año de edad.

El programa de vacunación de un cachorro no está completo antes de los cuatro meses de edad. Los perros adultos que no han recibido la vacuna de cachorros, pueden ser susceptibles al parvovirus y también deben recibir al menos una inmunización.

Lo mejor es que le preguntes a tu veterinario cuándo debes vacunar a tu perro de parvo.

Pero una serie de inyecciones, no es garantía de inmunidad, incluso los cachorros que han comenzado la vacunación siguen en riesgo hasta que se hayan administrado todas.

También es bueno recordar que la inmunidad no se produce al instante en que se administra la vacuna.
Hay que esperar al menos 48 horas antes de sacar al cachorro, solo para estar seguros.

Secuelas del parvovirus en perros

Aunque es muy posible que tu perro sobreviva a la enfermedad, probablemente lo verás en muy mal estado cuando lo lleves a casa.

Lo más probable es que haya perdido la mayor parte de su grasa corporal, y su cabeza y sus patas serán demasiado grandes comparado con su cuerpo.

Aún puede tener poco apetito, y estará muy cansado. Esto es perfectamente normal. Ha pasado por una terrible experiencia y necesita tiempo para descansar y recuperarse.

Deja que descanse mucho, así es como su cuerpo se reparará solo. Ofrécele una comida nutritiva, y deja que coma lo que quiera. Su apetito volverá cuando comience a sentirse mejor.
También asegúrate de que tenga suficiente agua.

A las pocas semanas empezará a engordar, a comer, y su fuerza regresará, pronto volverá a ser su antiguo yo.
Después de la infección, tendrá una inmunidad de por vida para el parvovirus canino.

Sin embargo, aún correrá el riesgo de transmitir el virus a otros perros durante dos o tres semanas después de ser declarado recuperado.

Durante ese tiempo, es importante mantenerlo alejado de otros perros o cachorros para que no se enfermen.

Después de su batalla contra el parvovirus, cualquier cosa que pueda ayudar a reconstruir su sistema inmune es bienvenido.
Un producto probiótico especialmente diseñado para perros, es otra excelente manera de ayudar a restablecer el equilibrio de sus microorganismos, en su sistema digestivo.

Descontaminación y desinfección de una casa tras el parvovirus

Es importante saber que el parvovirus en sí, es extremadamente resistente y difícil de matar.
Puede vivir en múltiples superficies y en el suelo durante un largo período de tiempo.

El parvovirus se inactiva más rápidamente en interiores que en exteriores. Normalmente, la contaminación dura aproximadamente de 1 a 3 meses.

Obviamente, si tu perro ha tenido parvo y ha sobrevivido, ya no está en riesgo de una nueva contaminación, pero otros perros y cachorros no vacunados podrían infectarse fácilmente si entran en contacto con el virus vivo en el suelo de tu casa.

Aunque es muy difícil erradicar por completo el parvovirus, el método de descontaminación más efectivo es usar una solución de cloro y agua.

Puedes limpiar todo (suelos, juguetes, paredes, cajas, etc.) con una solución de lejía y agua, en una proporción 1:20.
Es importante que la solución de lejía y agua permanezca en las superficies y objetos, durante al menos 20 minutos. Después puedes enjuagarlos y secarlos.

Aunque no es práctico para muchas superficies y objetos, la limpieza con vapor es una forma de esterilización que desactivará el virus parvo. Resulta muy útil en alfombras, pues las fibras de las alfombras pueden atrapar rastros del virus que pueden permanecer activos durante varios meses.

En el aire libre, el parvovirus se comporta de forma diferente. Cuando está en el suelo, no se ve afectado por el calor, la lluvia, el frío, las heladas o cualquier otra condición climática. Si no se desinfecta el suelo, la contaminación puede durar de 6 meses a 12 meses.