Qué hacer para que el perro deje de ladrar

stop ladridosEs completamente natural que los perros ladren, pues es una forma que tienen de comunicarse con otros perros y con nosotros.

Hay algunas razas que son más ladradoras que otras, y por suerte los westys no suelen ladrar demasiado. Pixel no es muy ladrador, pero si que runfa a los perros que ve por la ventana, o cuando llaman a la puerta, como casi todos los perros.

Y es normal, los perros tienen mucho que decir, y lo hacen ladrando. Ladran cuando quieren salir, cuando quieren entrar, para decirnos que hay un extraño en el jardín, ladran a los coches, a la gente y a otros animales. Los perros ladran como advertencia, para proteger su manada y su territorio o para expresar su emoción.

Estas formas de ladridos raramente son una molestia y no duran mucho tiempo. Pero hay situaciones en las que el ladrido se alarga durante varios minutos, o incluso horas.

Demasiados ladridos o ladridos en momentos inapropiados pueden ser un problema. No queremos molestar a los vecinos, o a otra gente, así que necesitamos mantener los ladridos del perro bajo control.

ladrido¿Por qué ladran los perros?

Como he mencionado, el ladrido es su forma de comunicarse. Si un perro ladra es porque hay una razón para hacerlo. Puede ser simplemente una respuesta a un estímulo, como cuando ve otro perro por la ventana, o puede ser la forma en que nos pide ayuda.

Por eso es importante descubrir la razón por la que ladran, porque así podremos hacer algo para que deje de ladrar. Estas son las causas más comunes para que un perro ladre:

  • Atención/necesidad: quiere comer, salir a la calle, hacer sus necesidades, jugar, o necesita nuestra atención.
  • Aburrimiento/frustración: le hemos dejado fuera de día y de noche, o encerrado en una habitación durante mucho tiempo, y ladra por ansiedad por separación, porque se aburre, está frustrado o necesita hacer ejercicio.
  • Miedo: puede tener miedo de objetos, personas, lugares, otros animales, o ruidos fuertes como truenos o fuegos artificiales. Podemos saber si es por miedo porque tienen las orejas hacia abajo y la cola entre las piernas.
  • Territorialidad/protección: ladra en presencia de intrusos (personas u otros perros). Si es así, su postura es amenazante con la cola erguida y las orejas hacia arriba y hacia adelante.
  • Alegría/emoción: es demasiado juguetón y se emociona al saludar a la gente o cuando hace un tiempo que no nos ve.
  • Problemas de salud: puede tener disfunción cognitiva canina o sordera, causando que ladre porque no puede escucharse a sí mismo.

Para determinar por qué ladra nuestro perro, quizás tengamos que hacer de detectives, especialmente si lo hace cuando no estamos en casa. Debemos preguntarles a nuestros vecinos lo que ven y oyen, poner grabadoras o cámaras cuando salgamos de casa, etc.

perro ladrando¿Qué podemos hacer para que nuestro perro no ladre?

Antes de nada, es importante recordar que ladrar es algo natural en cualquier perro. Es un importante medio de comunicación para ellos. Pero a veces pueden surgir problemas, y como líder de la manada es nuestro trabajo controlar los ladridos excesivos.

Corregir a nuestros perros para que ladren menos (ya que nunca evitaremos que lo haga del todo) es un proceso que requiere mucho tiempo. También hay que tener en cuenta que algunas razas son más propensas a ladrar que otras, y estas podrían resultar más difíciles de corregir.

Hay varias técnicas que podemos poner en práctica para conseguir que un peludo deje de ladrar, y aunque todas ellas pueden funcionar, no hay que esperar resultados milagrosos de la noche a la mañana.

Cuanto más tiempo haya estado practicando este mal comportamiento, más tiempo le llevará cambiarlo.

Y siempre hay que tener estos consejos en mente al entrenarlo:

  • Mantener la calma al intentar poner en práctica estas técnicas. Aunque el ladrido sea irritante, no podremos corregir el comportamiento del perro si estamos frustrados. De hecho, el perro reflejará nuestra energía. Si nosotros estamos frustrados, él también lo estará, y ladrar es una gran liberación de esa energía.
  • Hacer sesiones de entrenamiento positivas, y nunca utilizar la violencia.
  • Debemos ser coherentes para no confundir al perro. Todos los miembros de la familia deben aplicar los métodos de entrenamiento cada vez que el perro ladra de manera inapropiada. Y hay que corregirle cada vez que lo haga mal, no unas veces si y otras no.

1. Eliminar la motivación

Aunque no seamos conscientes de ello, nuestro perro obtiene algún tipo de recompensa cuando ladra, o de lo contrario, no lo haría. Hay que averiguar que es lo que obtiene de ladrar y eliminarlo.

Por ejemplo, si ladra a la gente o a los animales que pasan por la calle cuando los ve por la ventana, bloquea su comportamiento cerrando las cortinas o llevando al perro a otra habitación. Si los ladra cuando está en el jardín o en el patio, llévalo a dentro de la casa.

Si lo hace en la calle, utiliza tu cuerpo, tu mente y tu energía calmada para crear una pared invisible que tu perro no puede cruzar. Hazlo con el 100% de dedicación y enfoque, y los resultados te sorprenderán.

No le des a tu perro la oportunidad de seguir ladrando eliminando su motivación.

2. Ignorar los ladridos

Esto significa no prestarle atención durante el periodo de tiempo que esté ladrando, hasta que se detenga. Con nuestra atención sólo lo recompensamos por ser ruidoso. No le hables, no lo toques, ni lo mires. Cuando finalmente se calme, recompénsalo con un premio.

Para tener éxito con este método, hay que esperar sin hacerle caso hasta que deje de ladrar. Si ladra durante una hora y finalmente te sientes tan frustrado que le gritas para que se calle, la próxima vez probablemente ladrará durante una hora y media. Pues aprende que si ladra lo suficiente le prestarás atención.

Por ejemplo, cuando ladre al está encerrado en una habitación o en una jaula, gírate y dale la espalda. Una vez que deje de ladrar, date la vuelta, elógialo, y dale un premio.

Hay que comenzar recompensándolo por estar callado sólo unos segundos, pero a medida que vaya asociando estar callado con recibir un premio, alarga la cantidad de tiempo que debe permanecer en silencio antes de ser recompensado.
Manténlo interesado variando la cantidad de tiempo. A veces recompénsalo después de 5 segundos, luego tras 12 segundos, luego 3 segundos, luego 20 segundos, y así sucesivamente.

ladrar3. Acostumbrarlo al estímulo que hace que ladre

Poco a poco acostumbra al perro al estímulo que lo hace ladrar. Comienza poniéndolo lo suficientemente lejos como para que no ladre cuando lo vea. Prémialo. Acércalo un poco al estímulo y vuélvelo a premiar. Si el estímulo deja de estar a la vista, no le premies. Así le enseñaremos a que la aparición de ese estímulo le lleva a cosas buenas: premios.

Por ejemplo, cuando ladre a un perro en la calle, llévalo lo suficientemente lejos para que no lo ladre. A medida que el perro se acerque, comienza a darle premios, y deja de dárselos cuando el  perro desaparezca de su vista.

Repite este proceso varias veces. Recuerda que puede llevarle días o semanas dejar de ladrar al perro y centrarse en el premio.

4. Enseñarle la orden “silencio”

Puede sonar absurdo, pero el primer paso de esta técnica es enseñar al perro a ladrar con la orden “hablar”. Espera a que ladre dos o tres veces, y luego pon un sabroso premio delante de su nariz. Cuando deje de ladrar para oler la golosina, alábale y dale el premio. Repite esta técnica hasta que empiece a ladrar cuando le ordenes que hable.

Una vez que el perro haya interiorizado la orden “hablar”, enséñale la orden “silencio”. En un ambiente tranquilo y sin distracciones, ordénale que hable. Cuando empiece a ladrar, ordénale “silencio” y pega una golosina delante de su nariz. Alábalo por estar en silencio y dale la golosina.

Por ejemplo, cuando llaman a la puerta, el perro ladra por la presencia de un intruso. Una vez que el perro obedezca la orden “silencio” en un ambiente tranquilo, practica con el en situaciones reales, hasta que el perro pueda dejar de ladrar inmediatamente cuando se lo pidas, incluso cuando ese “intruso” llame a la puerta.

5. Distraerlo con una orden

Cuando el perro comience a ladrar, ordénale que haga algo incompatible con ladrar, como irse a su cama.

Por ejemplo, cuando alguien llame a la puerta, pon una golosina en su cama y ordénale que se vaya a su cama. Cuando vaya, abre la puerta. Si se levanta, cierra la puerta inmediatamente. Repite este método hasta que permanezca en su cama mientras se abre la puerta. Luego aumenta la dificultad haciendo que alguien toque el timbre mientras el perro está en su cama. Recompénsalo si permanece en su lugar.

no ladrar6. Corregir su comportamiento

Dile a tu perro que deje de ladrar utilizando una mirada, un sonido o una corrección física. Pero no te detengas ahí. Tu perro puede hacer una pausa y luego volver a lo que estaba haciendo. Su cuerpo se relajó, pero su cerebro seguía alerta. Se paciente. Espera hasta que tu perro se someta completamente antes de volver a lo que estaba haciendo.

7. Cansarlo física y mentalmente

El ladrido excesivo es a menudo el resultado de la energía reprimida. La solución es simple: libera esa energía de maneras más productivas. Asegúrate de que tu perro hace suficiente ejercicio físico y mental todos los días. Un perro cansado es menos probable que ladre de aburrimiento o frustración.

Dependiendo de su raza, edad y salud, tu perro puede requerir varios paseos largos al día, así como juegos de buscar la pelota o juegos interactivos. Le puedes proporcionar desafíos mentales, como el pastoreo, el entrenamiento de agilidad, o simples juegos de obediencia.

8. Buscar ayuda profesional

Cuando acogemos a un perro en nuestra casa, nos comprometemos a proporcionarle la atención que él necesita. Si no somos capaces de eliminar el ladrido con todas las técnicas anteriores, debemos llamar a un profesional para que le ayude con su problema de comportamiento.

9. Tratar su problema de salud

Algunos perros ladran debido a la demencia o sordera relacionada con la edad. Hay que tener mucha paciencia con estos perros, y mantener su entorno simple y ordenado, sin hacer cambios frecuentes.

Habla con tu veterinario acerca de los medicamentos que pueden ayudar a la demencia. Enséñale la orden “silencio” usando señales, como un destello de luz o un collar con vibración, en vez de la palabra.

tecnicas para dejar de ladrar¿Cómo corregir si tenemos varios perros ladradores?

Si tenemos más de un perro en casa, es posible que unos con otros se inciten a ladrar, y lo hagan a la vez. Suena el timbre y el ladrido ensordecedor y fuera de control se produce al instante.

Para corregir este comportamiento, debes entrenar a cada perro individualmente antes de poder trabajar con ellos como un grupo. Se necesita un poco más de esfuerzo para corregir a varios perros ladradores, pero si eres constante y no abandonas, serás recompensado con un grupo de perros bien educados. ¡Y tus amigos y familiares ya no temerán venir a tu casa!

¿Es recomendable usar un collar antiladridos?

Hay collares especiales que reaccionan al sonido de un ladrido aplicando una descarga eléctrica (de mayor o menor intensidad), un ruido ultrasónico o rociándole citronela, una opción que desde luego no recomiendo por varias razones.

La primera de ellas es que no atajan el problema subyacente o el estímulo, ya sea aburrimiento, falta de ejercicio, agresión, sobreexcitabilidad o una reacción especialmente fuerte a ser sorprendido. Es tu trabajo prestar atención a lo que le ocurre al perro, y trabajar para arreglarlo.

La segunda de las razones es que estos aparatos funcionan mal, e incluso funcionando correctamente, pueden ser activados por ruidos que tu perro no ha producido, como por ejemplo, si tienes dos perros y uno ladra y el otro no.

Y la tercera razón es que cuando un comportamiento está fuertemente motivado, y este tipo de ladridos generalmente está fuertemente motivado, los intentos de castigarlo, en la mayoría de los casos no funcionan.

Los estudios han demostrado que los collares que emiten un ruido ultrasónico no funcionan en la mayoría de los perros. Los collares antiladridos no están diseñados para que el perro los lleve todo el tiempo, y tu perro puede aprender a no ladrar cuando el collar está encendido, y reanudar el ladrido cuando el collar está apagado.

Antes de usar un collar antiladridos, consulta con un experto en comportamiento de perros o un adiestrador profesional certificado. Ésta opción sólo se debe contemplar cuando todos los demás métodos han fallado.

Espero que todas estas técnicas y consejos os ayuden a limitar el ladrido de vuestro perro, y me encantaría saber cuales son las que os han funcionado a vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *