Qué hago para que mi perro deje de comer excrementos

pixel comiendo

¡Buenas a todos! ¿Que tal?

En el post anterior os mencionaba como había pillado a Pixel comiendo su caca, y las razones que hay para que los perros lo hagan. Se supone que es algo puntual, pero si se convierte en un hábito puede ser un problema.

Por eso os voy a contar las soluciones que hay para que deje de hacerlo. Algunas las he probado, pero otras no. Todo dependerá de las razones por las que el perro lo hace.

  • Si es por una carencia nutricional, lo que tenemos que hacer es cambiar la dieta del perro. Comprar únicamente comida de perro de calidad, especialmente formulada para su edad, raza o cualquier problema médico que tenga. No darle nuestra comida nunca.
  • Si es por una dieta insuficiente, habrá que darle más cantidad sin renunciar a la calidad, con alimentos nutritivos que sean apropiados para la edad y el tipo de perro.
  • Llevar al perro al veterinario para descartar posibles problemas de salud, parasitos u otros problemas que le obligan a comer heces.
  • Si es por poca higiene, hay que limpiar el excremento justo después de que lo haga, antes de que tenga la oportunidad de comérsela.
  • Si las come en la calle, habrá que llevarlo atado para poder controlarlo mejor.
  • Cuando veas que se empieza a acercar a un excremento, decirle “NO” firmemente. Si es necesario lo distraeremos con alguna golosina, un ruido o jugando con el. Esto le transmitirá la idea de que tú eres más interesante que las heces.
  • Lleva siempre encima algo que pueda ayudarte a acaparar la atención del perro (su juguete favorito, un clicker…) y reforzar los comportamientos deseados. Una vez que tengas su atención, dale algo positivo que hacer. Por ejemplo, decirle que se siente, recompensarle y seguidamente hacer una actividad que le guste.
  • Si todavía es pequeño y está haciendo sus necesidades en casa, ajusta el horario de comidas para que pueda hacer caca y la elimines antes de dejarlo sólo o irte a dormir. Enseñar al perro en vez de castigarlo es el enfoque más eficaz que debemos seguir.
  • Si defeca en su jaula (algo muy raro pues no suelen hacerlo en el sitio donde duermen), el problema puede estar en la falta de ejercicio o en el estrés o aburrimiento.
  • Hay ciertos productos que se pueden aplicar a las heces para que los perros no las coman. Están disponibles en las tiendas de mascotas y en algunos veterinarios.
  • Puedes darle de 2 a 4 cucharadas de puré de calabaza mezclada con su comida. La calabaza, al parecer, es repugnante cuando se expulsa en el excremento, incluso para los perros. También funciona bien 1 cuchara de piña o espinacas, ya que tiene un efecto muy similar.
  • Cubrir las heces, después de su eliminación, con zumo de limón.
  • Si se come las heces del gato, hay que bloquear su acceso a las cajas de arena del gato. Pon la caja en otra habitación en la que el perro no pueda entrar, o tapa la caja de forma que sólo el gato pueda tener acceso.

La coprofagia puede ser un hábito difícil de romper, pero la clave es no desanimarse y perseverar. Sigue estos consejos y dales tiempo para que funcionen.

Algunas de estas soluciones no son inmediatas, por lo que te ruego que tengas paciencia, Roma no se hizo en 2 días.

Yo he probado la de la piña, y no lo ha vuelto a hacer, pero como siempre digo, es mi caso, y no tiene porque funcionarte a ti también. Cada perro es un mundo.

Y a vosotros ¿que os ha funcionado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *