Sarna en perros

La sarna es una enfermedad contagiosa de la piel que puede afectar tanto a perros como a personas.
Esta causada por ácaros, minúsculos parásitos que se propagan mediante contacto directo (piel a piel), o indirecto (con objetos como cepillos o juguetes).

Hay varios tipos de ácaros que causan sarna, pero los síntomas son similares: picazón, piel seca, caspa, sarpullido, pérdida de pelaje, rojez, lesiones e irritación de la piel.

sarna en perros

Si has visto cualquiera de estos signos en tu perro, es importante que actúes rápidamente. La sarna que no es tratada se puede diseminar muy rápidamente por todo el cuerpo del perro, y volverse más resistente al tratamiento.

Otra razón para tratar la enfermedad lo antes posible, es que los los ácaros que causan la sarna también pueden infectar a personas u otros animales de casa.

Tipos de sarna en perros

sarna sarcoptica

Varias especies de ácaros pueden causar sarna en los perros. El peor es el Sarcoptes scabiei, que causa la sarna sarcóptica, una afección cutánea que genera un intenso picor en los perros, también conocido como “sarna canina”.

Estos ácaros se entierran en la piel del perro y desencadenan una reacción alérgica. Aunque es tratable, es altamente contagiosa para otros animales y los seres humanos. En las personas, este tipo de ácaros sólo puede sobrevivir durante 5 días, pero la erupción cutánea y el picazón puede durar varias semanas.

sarna demodecica

El tipo de ácaro más común es el Demodex Canis, que produce la sarna demodécica o “sarna roja”. Sorprendentemente, estos ácaros se encuentran en casi todos los perros adultos (y los humanos), pero rara vez causan sarna, excepto en cachorros o perros con sistemas inmunitarios débiles.

Los ácaros Demodex Canis viven en los folículos pilosos y se alimentan de los aceites producidos por la piel. Causan menos picor que los ácaros de la sarna, pero también pueden causar una erupción cutánea. Por suerte, este tipo de sarna no es contagiosa a humanos u otros animales.

sarna Cheyletiella

El tercer tipo de ácaros que causan la sarna son los Cheyletiella. A veces se le llama “caspa caminante” porque es de color blanco y produce escamas de caspa donde los ácaros empujan la piel muerta.

Estos ácaros viven en la superficie de la piel, o cerca de ella, pero este tipo de sarna es cada vez menos común ahora que los perros duermen en camas.

Al igual que los otros tipos de ácaros causantes de la sarna, la Cheyletiella puede pasar a los seres humanos, aunque los síntomas suelen ser más leves.

¿Cómo se contagia un perro de sarna?

Los ácaros que causan la sarna se transmiten, principalmente, a través del contacto físico directo entre perros. Esto es un problema para perros callejeros que con frecuencia tienen contacto con otros perros, cachorros de una camada, o perros que interactúan con animales salvajes que portan ácaros (coyotes, zorros, conejos, etc.).

Los perros también pueden contagiarse de sarna sin tener un contacto físico con otro perro. Esto a veces es un problema en los refugios de animales, establecimientos de cría, tiendas de mascotas, peluquerías caninas, hoteles para perros, perreras, etc. Los perros pueden contagiarse con la ropa de cama sucia, juguetes o herramientas de aseo como peines, cepillos y tijeras.

Es poco probable que el perro se contagie de sarna tras visitar un parque para perros, porque los ácaros no sobreviven mucho tiempo en el ambiente, pero no es imposible.

En el caso de los cachorros, la sarna causada por Demodex Canis, se transfieren de la madre al cachorro a través del contacto físico durante los primeros días de vida.

contagio de sarna

Esto no es un problema para la mayoría de los cachorros, pero algunos pueden desarrollar un caso leve de sarna con algunas lesiones en la piel. La sarna del cachorro casi siempre desaparece por sí sola.

Los perros adultos sanos, normalmente tienen ácaros Demodex Canis en su piel, sin mostrar ningún signo de sarna, porque su sistema inmune mantiene a los ácaros bajo control. Pero los cachorros aún no tienen desarrollado su sistema inmune, por lo que son más vulnerables.

Hay ciertas razas que son genéticamente más sensibles a los ácaros causantes de sarna. Por ejemplo, los cachorros de Bobtail y Shar-Pei son más vulnerables a la sarna demodécica que afecta las patas, llamada pododermatitis demodécica.

Esto puede convertirse en un problema crónico de las patas en aproximadamente el 20% de los perros, a pesar de recibir un tratamiento.

Signos de sarna

Al revisar la piel de un perro en busca de signos de sarna, no vamos a encontrar ácaros. Lo que si vamos a encontrar es irritación de la piel, caspa, y marcas de mordeduras. En casos muy avanzados de sarna sarcóptica, se verán bultos rojos verrugosos llamados pápulas debido a la inflamación crónica de la piel.

Los ácaros demodécticos se entierran en la base del folículo piloso y se alimentan de los aceites producidos por la piel. Una espinilla llena de pus (pústula) se formará alrededor del folículo y hará que se caiga. Los perros con sarna demodécica tendrán calvas diseminadas sobre su cuerpo, con caspa y piel que parece roja o escamosa.

Los ácaros se entierran más fácilmente en la piel delgada, razón por la cual se encuentran concentraciones más altas en los codos, las patas, las orejas, el pecho, el vientre o las ingles. Estos son los primeros lugares en los que buscar signos de sarna sarcóptica en los perros, pero por lo general los codos y las puntas de las orejas son los peores sitios.

sintomas sarna

signos de sarna

Síntomas de la sarna en perros

Los perros son sarna se van a rascar. A veces incontrolablemente. Nada es tan molesto o incómodo para los perros como la sarna.

El picor, los mordiscos, y los lametazos se vuelven más frenéticos a medida que la infestación de ácaros empeora; intercalados con comportamientos normales (comer y dormir).

La sarna también dificulta que un perro duerma por la noche, porque es cuando los ácaros están más activos.

Los perros sarnosos pierden su pelaje por arañarse y lamerse constantemente. Tienen una erupción cutánea enrojecida que se extiende por todo el cuerpo a medida que la enfermedad empeora. Los arañazos y las llagas pueden infectarse o producir costras amarillentas rezumantes.

El mal olor es otro signo característico de la sarna. El olor desagradable y mohoso, en realidad no es de los ácaros mismos, sino más bien de una complicación llamada seborrea, un crecimiento excesivo de bacterias y levaduras que se alimentan de una sustancia grasa llamada sebo en la piel irritada.

Los perros con una sarna avanzada tienen un aspecto deteriorado. Si no se trata, la sarna puede convertirse en una enfermedad de todo el cuerpo, con síntomas como pérdida de peso, fiebre, ganglios linfáticos agrandados, debilidad, pérdida de la visión, pérdida de la audición y pérdida de interés en cualquier cosa.

Finalmente, la muerte puede ocurrir como resultado de infecciones, inanición o agotamiento.

Síntomas de la sarna en humanos

Los ácaros que causan la sarna en perros también pueden contagiar a los humanos, aunque las personas no somos su huésped preferido.

En humanos, esta enfermedad suele ser mucho menos grave, desapareciendo por sí sola después de que el perro se haya curado. Aun así, siempre es buena idea utilizar guantes si vas a tocar a un perro que puede tener sarna.

Si te has contagiado, desarrollarás una erupción cutánea con picor durante algunas semanas, o pequeños bultos rojos en los brazos, el abdomen o el pecho.

Esta reacción no desaparecerá hasta que el perro, los humanos, otras mascotas, los muebles y todos los demás lugares de tu hogar sean descontaminados.

tratamiento sarna

¿Cómo curar la sarna en perros?

La gran mayoría de los cachorros con sarna localizada, mejorarán en 2 meses sin ningún tratamiento. Aun así, no está de más bañarlos con un champú antibiótico para prevenir las infecciones por el picor.

Los perros adultos con sarna diseminada necesitan un tratamiento especial. El tipo de tratamiento depende del tipo de ácaro que causa el problema, por lo que el primer paso es diagnosticar la especie. Para identificar el tipo de ácaro, hay que llevar al perro al veterinario.

Generalmente, la sarna se cura con éxito bañando al perro con champúes específicos, o con un tratamiento cutáneo.
También hay medicamentos orales, como Amitraz (un medicamento antiparasitario) o un tratamiento con caldo sulfocálcico (azufre + cal).

El problema, es que el tratamiento con Amitraz es tóxico para los perros, así como para los gatos y las personas, por lo que se debe seguir cuidadosamente las indicaciones del veterinario. En concreto, Amitraz es demasiado tóxico para ser utilizado en Chihuahuas, perras en gestación o periodo de lactancia, o cachorros menores de 4 meses.

El tratamiento con caldo sulfocálcico es uno de los tratamientos más efectivos contra la sarna. Se administra como baño o inmersión durante un periodo de 5 a 7 días, con aplicaciones repetidas durante varias semanas, o hasta que un veterinario deje de encontrar los ácaros en los raspados de la piel, lo que a veces puede llevar meses.

Tratamiento de la sarna demodécica

La sarna demodéctica requiere 6-14 baños en caldo sulfocálcico administradas a intervalos de 2 semanas, ya que el período de incubación, después de la exposición, dura de 10 días a 8 semanas.

Si después de estas inmersiones no se encuentran ácaros, deben continuar otras 4 semanas para eliminar los huevos que puedan haber eclosionado. Los perros no están curados del todo hasta que no pase 1 año después de que comience el tratamiento.

Tratamiento de la sarna sarcóptica

La sarna sarcóptica es la más difícil de tratar, porque los ácaros están enterrados profundamente en la piel.
El primer paso en el tratamiento es bañar al perro con un champú especial que contenga peróxido de benzoilo para abrir los poros.

Luego se trata al perro con un baño insecticida como Selamectina, Milbemicina Oxima, caldo sulfocálcico, Doramectina o Amitraz. Estos baños deben repetirse semanalmente durante al menos 6 semanas, o hasta que desaparezcan los síntomas.

Como el tratamiento se realiza en el hogar (a menos que la infección sea grave y haya causado complicaciones secundarias que requieren que el perro sea hospitalizado por un tiempo), debes contactar con el veterinario si no observas una mejora en el estado de salud de tu mascota al cabo de 4-5 días.

Tratamiento de la sarna Cheyletiellosis

El tratamiento estándar para perros con “caspa ambulante” es un baño semanal para eliminar las escamas secas de la piel, seguido de un baño insecticida semanal, durante al menos 6-8 semanas. Para ello, puedes utilizar el caldo sulfocálcico o un champú de piretrina.

Dependiendo del perro, tu veterinario puede recomendar otros tratamientos insecticidas, como Amitraz, Ivermectina o Selamectina.

Precauciones sobre el tratamiento con Ivermectina

Ivermectina es uno de los tratamientos para la sarna más efectivos que hay, pero puede causar efectos secundarios graves (o incluso la muerte) en perros de pastoreo o perros de raza mixta con la mutación del gen MDR1. Este gen causa que la Ivermectina (y algunos otros medicamentos) se acumulen en el cerebro, dando lugar a complicaciones neurológicas, como temblores, desorientación o ceguera.

Las razas de perros afectadas incluyen Bobtail, Pastor Australiano, Pastor Alemán, Border Collie y Pastor de las islas Shetland.

Tratamiento de otras mascotas y el hogar

Cuando un perro tiene sarna, lo más probable es que los demás perros de la casa también lo tengan, y haya que tratar a todos los animales de la casa.

El tratamiento para otras mascotas dependerá del tipo de ácaro que esté causando la sarna. Por ejemplo, los ácaros Demodex Canis pueden infestar a gatos y conejos, así como a perros.

La buena noticia es que la mayoría de los ácaros mueren en 2-3 días si se caen de un animal huésped, pero el ácaro Cheyletiella puede sobrevivir hasta 10 días lejos de un perro.

Por lo tanto, es esencial mantener en cuarentena a un perro con sarna para evitar la diseminación por toda la casa. Incluso si matas a todos los ácaros adultos, debes evitar una reinfestación cuando los huevos de ácaro eclosionen unos días después.

Esto implica limpiar a fondo toda la ropa de cama, las alfombras, los juguetes, los cepillos, las alfombras y los muebles. Lava también la cama y las mantas del perro con un programa caliente, sin lejía. Y restringe la libertad del perro para que no se suba a otras camas, sofás, muebles, etc., por si acaso, hasta que la situación del ácaro haya sido resuelta.

Afortunadamente, el pronóstico es muy bueno si el perro y el ambiente se tratan con éxito con los productos recomendados durante el período de tiempo recomendado. De lo contrario, las infestaciones de sarna volverán a ocurrir.